Menú Cerrar

Síntomas de los niños maltratados dentro de su familia

Alejandro Márquez González

Como padres y docentes debemos estar sumamente atentos para detectar los síntomas del maltrato. Recordemos que, al igual que sucede con el bullying, las víctimas suelen esconder su sufrimiento y no hablar de él pero, como bien es sabido, de una u otra manera, éste termina haciéndose patente. Veamos juntos aquellas señales que nos pueden dar la pauta de un maltrato familiar:

Las contusiones, morados, fracturas o quemaduras repetitivas pueden ser evidencia de un maltrato físico en el hogar. Generalmente, suelen presentarse en lugares del cuerpo poco habituales o que no se condicen con un posible «accidente».

Las cicatrices pueden hablar de lesiones por un maltrato de larga data. Por supuesto, hay que ser extremadamente cuidadoso en este caso ya que las cicatrices pueden deberse a un accidente y no necesariamente a un maltrato.

Los daños en el área genital que no puedan explicarse claramente como un accidente así como las enfermedades de transmisión sexual nos hablan de un posible abuso sexual.

En casos de abuso sexual, los niños pueden presentar dificultad para caminar, laceraciones, sangrado e inflamación.

En situaciones de abandono, los síntomas más comunes son la falta de cuidado del niño ya sea en su alimentación (niños que no están bien alimentados, que no llevan comida al colegio o excursiones…), en la higiene (niños con un gran déficit de higiene que puede observarse tanto en su ropa como en su aspecto personal), heridas no curadas (por ejemplo dermatitis del pañal en caso de bebés) y/o ausencia de revisiones habituales con el pediatra.

Los cambios de humor y personalidad son otro indicador de que algo está afectando al niño. El temor, el retraimiento, la inquietud, la rebeldía, la agresividad, el vandalismo, la presencia de conductas inadecuadas para su edad y la baja del rendimiento escolar pueden llevarnos a pensar que algo sucede en la viva de esa criatura.

Desde la Fundación Alejandro Márquez González, te invitamos a mantener los ojos abiertos. Ante la sospecha de que un niño sufre maltrato infantil, ¡no dudes en tomar cartas en el asunto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: