Menú Cerrar

Maltrato de hijos a padres: ¿Cómo se soluciona?

La Fundación Alejandro Márquez González, en su continua campaña contra todo tipo de Violencia, física y emocional avanza a otro de los casos de violencia, que aunque no es muy nombrada, también se considera un caso de abuso por más que no se le reconozca como tal por parte de las víctimas.

Una vez analizados los puntos clave de la violencia filio-parental, podemos aportar algunas soluciones. Empezaremos por decir que una de las formas más efectivas de terminar con la violencia es la prevención. Antes de que la situación se produzca, los progenitores pueden orientar la educación del hijo hacia ambientes de no violencia, confianza, diálogo y comprensión, de forma que nunca se llegue a la fase de acumulación por parte de éste.

Afecto, comunicación y disciplina son tres referentes educativos que deben ser equilibrados y aplicados por los progenitores”

Afecto, comunicación y disciplina son tres referentes educativos que deben ser equilibrados y aplicados por los progenitores. Si la prevención no es efectiva y se acaba entrando en el ciclo de violencia, lo importante es intentar modificar las actitudes que hemos estado viendo. Es decir, es necesario romper con la dinámica coercitiva, quebrar el ciclo. Otro punto importante es saber reconocer la situación y buscar ayuda externa antes de que empeore. 

En conclusión, la violencia filio-parental no es algo que debamos tomar a la ligera ni que deba pasar desapercibido. Es un tipo de violencia grave que conlleva en la víctima pérdida de salud mental y calidad de vida. Los progenitores acaban sintiéndose impotentes, deprimidos, culpables y vencidos. Y, sobre todo, es un problema real y frecuente, ante el que debemos reaccionar, siendo la prevención y la educación los puntos clave. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: