Menú Cerrar

Las verdaderas reflexiones acerca del maltrato psicológico por la Fundación Alejandro Márquez González

Todos en algún momento hemos sido consciente o inconscientemente del maltrato psicológico por alguien, tal vez en alguna ocasiones no lo hemos reconocido, es por esto que la Fundación Alejandro Márquez González quiere ofrecer al buen lector digital, algunas maneras de identificar estas debilidades sociales que involucran directamente con la evolución humana.

¿Cómo reconocer que hemos sido víctima de esta problemática tan marcada en la sociedad y que a la vez tan silenciosa?

Si careces de autoestima, pérdida de peso, sufres de estrés, ansiedad, alteraciones en los patrones de sueño, problemas y alimentación, adicción a algunos alimentos específicos; son algunos de los factores más influyentes en este tipo de maltrato que se presentan continuamente entre las personas.

Tomemos conciencia y estemos atentos de que este tipo de maltrato es perjudicial para la vida de las personas. Te mostraremos algunas maneras de llamar a la reflexión y reconocer de inmediato este mal sociológico y psicológico.

Una de las formas como se expresa la agresividad en el ámbito familiar es el maltrato psicológico. Este tipo de agresión ‒muy común en la vida cotidiana‒ involucra acciones y palabras (en distintos contextos, intensidades y modos) que tienen consecuencias negativas en la salud física y mental de quien la recibe.

Varios especialistas señalan que el maltrato psicológico es un fenómeno humano asociado con el sufrimiento y la patología y que la familia es el contexto donde fundamentalmente encuentra su origen y manifestación. Causa un gran impacto que sea en este espacio donde surge un tipo de agresión tan frecuente (y que en ocasiones conlleva un alto nivel de violencia) porque justamente es allí donde se supondría que nos sentimos a salvo de cualquier peligro.

Irónicamente, la hostilidad suele producirse entre las personas con quienes tenemos un vínculo importante. Esto sucede no solo con aquellos con los que no nos entendemos, sino con gente que apreciamos realmente, ya sea entre padres e hijos, hermanos, abuelos y nietos, en la pareja u otras relaciones de parentesco.

Las víctimas de este tipo de maltrato a veces buscan maneras de justificarlo, porque no se percibe claramente al no expresarse de forma directa. Sin embargo, el maltrato psicológico puede llevar al sujeto a perder su equilibrio mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: