Menú Cerrar

¿Existe la violencia económica?

Alejandro Márquez González

¿Qué es?

Es la manipulación que se puede producir en una relación afectiva a través de la limitación de los recursos económicos.

La violencia económica resulta difícil de identificar porque suele ser invisible. A menudo se presenta de manera sutil y encubierta dado que culturalmente está aceptado el acuerdo de la “obligación masculina” de proveer y el “deber femenino” de depender, acuerdo que, por cierto, perjudica ampliamente a ambos. Sobradas son las críticas sobre las mujeres interesadas más en la billetera que en la persona que la porta, pero analicemos un poco la otra cara de la moneda.

¿Por qué muchas mujeres no son titulares de sus propias tarjetas de crédito o no tienen una cuenta bancaria propia? ¿por qué muchas no saben cuánto gana su pareja pero sí informan sus ingresos y gastos? ¿por qué en muchas ocasiones son las mujeres las que hacen las compras del hogar pero no participan de las decisiones financieras fuera del ámbito doméstico? ¿por qué muchas dejan de ejercer su profesión cuando tienen hijos?

¿Cómo se manifiesta?

Al marcar la desigualdad en el acceso al dinero se atenta directamente contra la autonomía y libertad de las mujeres.

Ejemplos de acciones concretas de violencia económica son:

  • No se habla de dinero y sólo un miembro de la pareja toma decisiones que pueden afectar a ambos (compras, deudas, ahorros, inversiones, etc)
  • No se permite disponer de dinero a la mujer porque ella no “lo gana”, desprestigiando el valor del trabajo doméstico
  • Negarle el acceso a su independencia financiera, ya sea impidiendo el mantenimiento de una cuenta bancaria, tomando sus ahorros o propiedades personales e incluso no permitiendo disponer libremente de documentos o información personal
  • Si son padres pero no están juntos: no cumplir con la cuota alimentaria y/o no compartir la responsabilidad de cuidado y crianza de los hijos en común
  • Amenazar a la mujer con sacarle todo, dejarla en la calle o, incluso, quitarle la tenencia de los hijos
  • En los casos donde la mujer es quien posee mayor poder adquisitivo (por trabajo propio o  por herencia familiar) la violencia económica se manifiesta como manipulación psicológica para sacarle dinero con argumentos como que no consigue trabajo, le robaron, tiene que ayudar a amigos o familiares, tiene un proyecto prometedor que financiar, tiene deudas que no puede solventar, etc.
  • Cuando se controlan todos sus gastos y se limita la capacidad de decisión de la mujer sobre su dinero, argumentando en ocasiones que «el dinero es un tema de hombres»

¿Cuáles son sus consecuencias?

  • En la salud psíquica y física: ansiedad, depresión, manifestaciones psicosomáticas, tendencia al consumo abusivo de psicofármacos, etc.
  • En el desarrollo como ciudadana: limita las posibilidades de desarrollo en el ámbito público, reduce las redes de contactos sociales (la mujer se limita al hogar, la familia y quizás a algunas mujeres en igual situación de dependencia)
  • En las generaciones posteriores: la mayoría de las mujeres que sufre este tipo de violencia se empobrece, aumentando así su vulnerabilidad y la de sus hijos, limitando los espacios de expresión y posibilidades de educación para sí misma y para ellos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: